Miradas decoloniales. Crisis europea, racismo e islamofobia

Las agresiones, amenazas y ataques de diverso tipo que se producen en Occidente contra colectivos marcados racialmente como inferiores son manifestaciones de un racismo estructural que es constituyente de la modernidad occidental, como un reverso oscuro de la Europa ilustrada, orgullosa de su desarrollo y de su progreso de la que seguimos siendo desgraciadamente fieles herederos.

Es a partir de esta idea que nos reunimos con el profesor Ramón Grosfoguel en este taller – seminario de dos días de duración en el que pudimos trazar un itinerario que caminó desde la caracterización del enfoque decolonial como perspectiva desde la que interpretar el mundo moderno y postmoderno, pasando por el análisis teórico pormenorizado del concepto de racismo (apoyado en el trabajo de Frantz Fanon y Boaventura de Sousa Santos), hasta una última conversación con Luz Gómez, Natalia Andújar y Malik Guye sobre islamofobia en el estado español.

Aquí os dejamos el folleto del evento y el link a la presentación del mismo que organizamos con nuestros amigos de la librería Traficantes de Sueños, que además grabaron el evento en audio y eso permite que os podamos dejar aquí todo lo que se habló esos días tan llenos de ideas inspiradoras:

1 comentario en “Miradas decoloniales. Crisis europea, racismo e islamofobia

  • Ni el colonialismo es culpable de todos los males (también es responsable del mestizaje cultural, de la lucha y consenso por aceptar valores universales, de conectar mundos, de ampliar horizontes), ni el decolonialismo es la solución.
    No hay pasados idílicos y perfectos, y Europa es cada vez menos racista, menos machista, menos homófoba, y más sensible a las cuestiones ambientales.
    Los que se oponen a la supuesta Europa racista, no son menos intolerantes, como lo demuestran los nacionalistas catalanes, los supremacistas islámicos, o los antifascistas dispuestos a destrozar negocios de pequeños propietarios que se desloman para llegar a fin de mes.
    Por daros de alternativos, terminaráis apoyando a un Stalin, a un Idi Amin, o a algún otro dictador con cero respeto por la gente, por la naturaleza, o por las libertades. Mientras seguís con vuestros discursos, hay gente que trabaja para cambiar el mundo. Anarquistas, soñadoras, optimistas sin promotores ni auspiciantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: