Para los Mr. Wallace que llevamos dentro

Un clásico que no caduca, y que conviene recordar cuando, como mr. wallace, desde una posición de privilegio nos elevamos a jueces morales del universo entero. We should be quiet, gran consejo. Dos minutos imprescindibles.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Facebook
TWITTER
YOUTUBE
YOUTUBE
%d bloggers like this: