Para los Mr. Wallace que llevamos dentro

Un clásico que no caduca, y que conviene recordar cuando, como mr. wallace, desde una posición de privilegio nos elevamos a jueces morales del universo entero. We should be quiet, gran consejo. Dos minutos imprescindibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: